La segunda parte de la fiesta


Te sientes tan joven,con tantas ganas de comerte el mundo y dejar que te coma un poco él también,con tantas cosas por probar y descubrir,con tan poco tiempo para ello,con tanta energía no siempre bien canalizada..., y un día,bueno hoy hace un rato,te paras a pensar y te das cuenta que has consumido casi la mitad de vida que te dan de esperanza las aburridas estadísticas, eso en el mejor de los casos porque igual uno se muere mañana mismo,o incluso antes de terminar de escribir esto. Y entonces miras atrás,al pasado lejano y al pasado reciente,al futuro y al presente,todo un poco mezclado porque el caos forma parte de tu identidad. Sientes que no eres veterano pero tampoco un cachorro, y casi mejor,porque los cachorros de hoy quieren las cosas para ya mismo,sin el más mínimo esfuerzo,sin sentirse realizados por nada,el único fin es el "éxito" y reconocimiento de los demás. Yo quiero empezar la segunda parte de la fiesta tirando del freno de mano,viendo como el tiempo me adelanta por la derecha,sabiendo que afortunadamente me pasa poca factura físicamente y la justa mentalmente. No voy a reflexionar ni pensar demasiado las cosas,voy a seguir dejándome llevar por impulsos y si puedo en una jungla menos ruidosa donde el tiempo se adapte a mi y no yo a él.



No hay comentarios:

Publicar un comentario